Musica

miércoles, 29 de julio de 2009

Una historia simbolica ¿Elegiste bien tu bando?

Dios y el diablo existen, pero no en el sentido que creen los creyentes.
Dios y el Diablo son simbolos de intereses reales que están en guerra desde que el hombre es hombre. ¿Estás seguro de cual bando representa mejor tus intereses?
Esta es mi interpretación simbolica de la historia:

Dios creó a los ángeles, y los hizo sabios, poderosos e inteligentes.
Tal vez demasiado…

Su ángel más perfecto era el portador de luz, el lucero del alba, luzbel, lucifer.
Y fue el lucero del alba, fue el que portó la luz, la luz del conocimiento, la razón y la inteligencia, que como corresponde, se rebelan contra el poderoso y contra el oscurantismo que provoca, la oscuridad de la ignorancia que mantiene el poder. El portador de la luz de la razón y el conocimiento, el que no pone la otra mejilla ni se conforma con las migajas del poderoso entre poderosos, del oligarca de oligarcas, de Dios, se rebela contra el mismo y contra la oscuridad de la ignorancia que mantiene su poder y hasta su misma existencia.
Aquel que representa todo lo que vale del hombre, aquel que representa la inteligencia, la razón, el conocimiento, el inconformismo, la rebeldía contra la autoridad, el instinto, la lucha por la libertad, EL PECADO.
Él es aquel que desafía a quien con falsas ideas de perfección sume al hombre en un eterno complejo de inferioridad. Desafía al poder en el cielo que legitima el poder en la tierra. Desafía a quien impone su moral a los débiles, a los pobres y a los castos, para mantenerlos débiles, pobres, castos y peor: Orgullosos de serlo.

Y ganó el tirano el primer round.
Y la biblioteca de Alejandría ardió por orden de Teofilo.
Y se reciclaron viejos tratados de medicina y astronomía para esribir sobre ellos biblias y sermones.
Y se condenó a cientificos e investigadores.
Y se apagó la luz del conocimiento.
Y el portador de luz fue arrojado a las tinieblas del oscurantismo.

Pero no termina ahí la historia

Porque el oscurantismo no duró, porque la naturaleza y el instinto del hombre no puede ser sepultados o camuflados en la ignorancia, porque aunque los siervos de dios nos lo nieguen, somos animales, comemos, cagamos, cojemos y ambicionamos (Aunque cualquiera de esas muestras de animalismo sean pecado de reconocer)

Y fue en el siglo XVIII la revancha.

Lucifer apagó la oscuridad brillando más fuerte que nunca.
Hizo al hombre morder nuevamente de la manzana del conocimiento, la manzana del pecado.
Y tan fuerte brilló que se llamó a ese siglo “El siglo de las luces”.
Y todo lo que Lucifer representa resplandeció como nunca antes. Se reivindicó la razón, la inteligencia, la humanidad, la libertad y la rebeldía contra la autoridad, que antes de terminar ese siglo había arrancado el poder del déspota autoritario de ahí arriba para entregárselo al pueblo, para que construyan su propio destino, para que pongan sus propias reglas.
El portador de luz, el lucero del alba hizo lo que hace mejor: Brillar.

Devolvió al hombre el poder que le fue robado por medio de la ignorancia.
Y el clero, los siervos del poderoso de poderosos, se quejaron y lloraron por el poder que perdieron, aunque también supieron que su señor no había muerto.
Y supieron reconocer su nuevo disfraz, su nueva mascara, que ya no era la monarquía sino la burguesía.
Y los siervos del poderoso, como siempre hicieron, le sirvieron en su nueva forma, más inestable y perecedera que nunca. Dios está agonizando y debe finalmente morir para que los valores del hombre, encarnados por la mitología en el malo de la pelicula (lucifer), puedan vivir y para que su poder pueda reinar definitivamente.

5 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE TU PUNTO DE VISTA GRACIAS POR DARLO DATE UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Pero entonces, la ignorancia---
    Ah, no. Ya entendí.
    Al re pedo este comment, pero tengo ganas de poner pelotudeces.

    ResponderEliminar
  3. Cito de otro post tuyo:

    "El orden no es el capricho de una voluntad, el orden es el equilibrio de todas las voluntades".

    Eso es tan cierto como la imposibilidad de una utopía, y definitivamente el equilibrio de todas las voluntades es un ideal utópico y, por lo tanto, imposible. Sin caer en el conformismo, el orden es el respeto de las voluntades ajenas y el correcto desempeño de un deber, y no el equilibrio porque algo equilibrado no evoluciona.

    ResponderEliminar
  4. NO interesa si funciona... las dictaduras funcionan... lo que interesa es que el unico orden no autoritario es aquel en la que la opinion de todos vale por igual... Y si no es posible conseguir eso, entonces tenemos que hacer el mayor esfuerzo posible para acercarnos a eso tanto como sea posible... De todos modos, no se porque decís que es utopico o porque pensás que algo equilibrado no funciona...

    ResponderEliminar